Cabecera de la web


  • Facebook Urano
  • Twitter Ediciones Urano
  • Pinterest Ediciones Urano
  • Google+ Ediciones Urano
  • Instagram
  • LinkedIn Ediciones Urano
  • QuieroLeer
  • Contacto
  • Rss
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Montse Barderi, autora de 'El amor no duele'

Entrevista a Montse Barderi, autora de 'El amor no duele'

Montse Barceri, finalista del Premio Ramon Lull en 2007, nos habla de su última obra, El amor no duele, dirigida todas aquellas mujeres que están apegadas a una relación que no las hace felices.Montse Barderi, finalista del Premio Ramon Lull en 2007, nos habla de su última obra, El amor no duele, dirigida todas aquellas mujeres que están apegadas a una relación que no las hace felices.

¿Qué es un amor insatisfactorio?

Se trata de un amor en el cual te sientes siempre como si pasaras hambre, que te convierte en indigente, una relación en la que siempre estás esperando un cambio por su parte. Es un amor desproporcionado en el sentido que tu notas que amas mucho más de lo que eres amada, esto es lo que la convierte en una relación desigual. Existe una gran diferencia entre lo que se vive y lo que se desearía vivir. La situación es muy dolorosa pero se soporta para evitar lo peor, lo que sería verdaderamente catastrófico: que te dejara.

¿Y esto no sería dependencia amorosa?

Yo no creo en el sentido peyorativo y comúnmente denostado de la dependencia. Creo que amar significa el encuentro entre dos personas generosas que viven en una especie de fiesta de la abundancia. No creo en “el amar sin esperar nada a cambio” ni en “el amar sin depender”.  La dependencia es buena y necesaria entendida en un sentido maduro y evolucionado, de alguien que espera del amor lo que es propio del amor, que aspira a vivir relaciones de plenitud en que las personas se importan las unas a las otras. Tendría que ser normal que la gente que se quiere se comportara como si se quisiera.

En este sentido no se trata ni de delegar la propia felicidad a nadie ni de vivir como si los demás fueran intercambiables o insignificantes. Amar siempre entraña la posibilidad de sufrir, de esperar, de querer compartir y vivir, precisamente porque la otra persona te importa. En este libro no considera, en absoluto, el amor como una patología, al contrario, las personas sanas son las que son capaces de amar profunda, sincera y apasionadamente; los que no lo hacen así, sí que tienen un problema, y grave, por dejarse amar y aceptar relaciones en las que no se sienten comprometidas y muchas veces ni siquiera saben lo que sienten.

Este libro es para las personas que no hacen trampa en el amor pero en cambio tienen que hacer malabarismos para vivir una relación en la que el otro no está jugando limpio. Y además representa que se tienen que sentir culpables porque piden demasiado. ¡Anda ya! Ya llevamos demasiados años oyendo estas patrañas, este libro es el desquite de los que amamos de verdad.  ¡Ya está bien de decir que los demás son los verdaderamente evolucionados! Me parece muy depravado que los reyes del desapego sean el modelo afectivo a seguir.

¿Y cómo ocurre esto que planteas, que los buenos de la película se cuelguen de los malos del cuento?

Bueno/malo es muy mesiánico, pero sirve para entendernos. Hay una cosa muy clara, los que aman de verdad, cuando se meten en una historia lo dan y se dan del todo. Aquí ya hay fórmula muy fácil de distinguirlos: los que se entregan y los que no. Los que se entregan dicen “no” a muchas relaciones, pero cuando se lanzan, lo dan todo. Como dice Aristóteles prefieren vivir un año claro y elevado que muchos años de cualquier manera.

El problema es que creen que todo el mundo es como ellos, y no, mucha gente vive relaciones en las que no se sienten implicados, por probar, ni siquiera saben si la persona les acaba de gustar, ¡incluso llegan a empezar una relación sabiendo que no durará!, por esto el libro empieza con una maldición, la maldición de Colette que dijo “maldito aquél que al inicio de una historia de amor no crea que ha de ser para siempre”.  A partir de aquí las cartas están echadas y la baraja es muy mala. Se implican totalmente y como esa relación tiene una gran importancia para ellos, luchan para que la relación mejore, y como es propio del amor interpretan al otro siempre positivamente, y les cuesta mucho reconocer que están con alguien que no vale la pena. Piensan que es un gran amor cuando no es otra cosa que alguien inmaduro y frío emocionalmente, pero para salvar la relación dictaminan que es alguien con una gran fuerza interior a quien hay que entregarse aún más para ganarse su confianza, y en vez de conseguir que acabe dando lo mejor de sí mismo,  sólo consiguen ser manipulados y utilizados.

A los buenos la generosidad les impulsa a dar, a los malos la generosidad les impulsa a someter al otro. Así que los buenos quedan hechos polvo, pero no porque sean inferiores o tengan un problema al darse, sino porque les cuesta mucho renunciar a quien aman, porque cuando aman, lo hacen de verdad. Así que la paradoja es que los fuertes, grandes, intensos, sinceros, valientes acaban siendo supeditados por los mediocres, tibios y sin capacidades afectivas.

Otra prueba: son personas que no se dejan someter en ámbitos como el trabajo o en encuentros comerciales, pero en el plano emocional, allí sí que pueden ser vulnerables. Por tanto, no es que sean débiles, al contrario, pero entran en el amor siempre totalmente desarmados, porque ni se les ocurre hacer daño ni que se lo puedan hacer.

Montse Barceri, finalista del Premio Ramon Lull en 2007, nos habla de su última obra, El amor no duele, dirigida todas aquellas mujeres que están apegadas a una relación que no las hace felices.

¿Cómo se puede superar esta relación de estar enganchado a alguien que no te acaba de hacer feliz?

De entrada sabiendo que es una putada, y que has tenido mala suerte, sin culpabilidad ni rollos raros de “eres demasiado dependiente”, al contrario, para mi una persona que pone lo que hay que poner en el amor es alguien fuerte, sincero, valiente, con unas enormes capacidades de amar y de entregarse: para mi estos son los chachi pirulis.

Y de lo que se trata es de aprovechar estas enormes capacidades y redirigirlas a todo lo que tenga dos características: que sea posible y dependa de ti.  En este libro nadie te va a decir que tienes un problema porque amas demasiado. ¿Demasiado? ¡Qué tontería es esta de amar demasiado! Sólo hay unos culpables y yo los tengo muy claros: los que aman poco y mal, son unos inmaduros afectivos, unos manipuladores y unos cobardes.  Estos son los que se tendrían que comprar los Juegos Reunidos Geiper y no salir de su casa.

En el libro dices que te has basado en la filosofía aristotélica, ¿en qué sentido?

He hecho un libro eminentemente divulgativo y práctico, pero he partido de la que considero  la mejor definición del amor que es la que dio Aristóteles que lo definió “cómo la relación de dos personas nobles que se hacen mutuamente el bien”.  En este sentido el libro también intenta responder en qué consiste hacer el bien y en qué consiste ser una persona noble.

Es un libro que va sobre el amor, pero con una visión muy amplia del amor, de lo que se trata es de tener relaciones con personas de una determinada naturaleza, y detectar y alejarse de personas que no te tratan como merecerías, y, sobretodo, delante de un desprecio, un abuso, una situación de desconsideración, aprender a alejarse y no hacer lo que acostumbramos a hacer: dar más y más para que la otra persona nos conozca mejor y vea que valemos la pena. Este es el inicio del horror. Un infierno que puede durar años.

¿Y que sería hacer el bien?

Intentar ayudar, asistir siempre que sea posible, enriquecer a la otra persona, aportar. Siempre desde el respeto y la consideración,  ayudar a que la otra persona sea ella misma, se potencie, que crezca en las direcciones que elija, en definitiva ser un valor positivo en la vida del otro.  Sin control, sin manipulación, sin posesión pero diciendo siempre que puedes contar conmigo. Nada que ver con no saber nunca a quien tienes al lado ni lo que durará, y nada que ver con el rollo new age de que todo fluya y ya veremos hacia dónde nos lleva.  

¿Y ser noble, que quiere decir?

Consistiría en incorporar cualidades éticas, en el libro aparecen muchas de ellas como el amor, la humildad, el valor, la generosidad, la justicia… también aplicadas en las relaciones afectivas, tener un buen conocimiento de una misma, lograr los objetivos que te propongas. Es un proceso vital que no acaba nunca, más orientador que accesible. Y puede incluir muchas respuestas, yo he intentado ofrecer la mía, no es ni cerrada ni única.

¿Dices que el libro también es eminentemente práctico, que ejercicios incluyes?

El primer ejercicio consiste en darte cuenta de en qué situación estás, por eso ya partimos de un test, si respondes que sí a la mayoría de las preguntas iniciales ya sabes desde la página 1 de si es o no es tu libro, si habla o no de tu caso.  El libro parte de una especie de despertar, cosa que no es nada fácil cuando estás enamorada de alguien que nunca te da lo que te merecerías, una relación correspondida y sin tanto dolor. Y  a partir de aquí incluye todo un programa de renovación vital no solo para vivir bien sino para convertirse una misma en alguien noble a quien le sea mucho más difícil vivir según que trato injusto en las relaciones y, además,  también es la única manera de poder amar de verdad porque si no te conviertes en alguien interesante, en primer lugar para ti misma, difícilmente será interesante estar contigo una vez decaiga la pasión de los primeros meses. Empieza con el amor y acaba siendo un programa vital. Pero es que el amor no se puede desvincular de la vida, lo envuelve y lo atraviesa todo.

¿Cuánto tiempo has estado haciendo este libro?

Unos diez años, es casi un trabajo antropológico, he recogido situaciones reales que han sufrido mis amigas y yo misma. De lo que se trataba era de decir  qué ocurre pero sobre todo por qué y aportar en la medida de lo posible una vía para salir del laberinto. No hay ideas accesorias, ni páginas para llenar espacios, tenía tanto material que lo difícil era hacer un libro que no fuera excesivamente grande.

En este sentido no es el típico libro con una sola idea que la desarrolla a lo largo de trescientas páginas hasta que esa idea te salga por las orejas. Tengo la tranquilidad que no es una tomadura de pelo, ni algo resultón, también sé que no es el discurso habitual, leí todos los libros del desamor y el amor y las respuestas que aparecían no eran las que verdaderamente me explicaran el problema, ¿por qué duele el amor? Pues porque no es amor, así de fácil.

Volver...
Compartir:
FacebookTwitterGoogle

Aviso legal | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company