Cabecera de la web


  • Facebook Urano
  • Twitter Ediciones Urano
  • Pinterest Ediciones Urano
  • Instagram
  • LinkedIn Ediciones Urano
  • QuieroLeer
  • Contacto
  • Rss
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Kristi Funk, autora de 'Pechos'

Entrevista a Kristi Funk, autora de 'Pechos'

Kristi Funk es doctora en Medicina, especializada en cirugía oncológica de mama. Hablamos con ella sobre su libro Pechos.

¿Cuáles son los principales falsos mitos sobre el cáncer de mama?

Los mitos abundan sobre el cáncer de mama, pero aquí están los tres principales:

MITO  1: La genética es lo más importante. Muchos pacientes  me dicen que no hay ningún cáncer de mama en su familia, por lo que no están realmente en riesgo. Sin embargo, el 87% por ciento de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama no tienen un solo pariente de primer grado con cáncer de mama. De hecho, solo entre el 5 y el 10% de los cánceres de mama actualmente resultan ser hereditarios, lo que significa que se producen porque las mutaciones genéticas anormales pasan de padres a hijos. Las tasas europeas de cáncer de mama se dispararon en un 58% entre 1985 y 2012; la genética no puede explicar eso. Entonces, si no está en los genes, ¿de dónde proviene todo este cáncer? Resulta que, ¡la gran mayoría del cáncer de mama podría eliminarse de la Tierra prestando atención al Mito 2!

MITO  2: Los hábitos de dieta y estilo de vida no afectan la salud de los senos. ¡Esto es totalmente incorrecto! Lo que comemos y muchos de nuestros comportamientos (como el ejercicio) influyen, para bien o para mal, en los niveles de estrógeno, las hormonas de crecimiento, la inflamación, la formación de vasos sanguíneos y la función del sistema inmunológico, por nombrar algunos procesos relacionados con el cáncer. Oh sí, la nutrición y el estilo de vida son importantes, puedes apostar tu vida en ello. Nuestras elecciones diarias sobre comida, bebida, ejercicio, peso, exposiciones tóxicas y mentalidad crean el ambiente dentro de las células de nuestros senos, que se mantienen saludables o se vuelven malignos. Todos los días tomamos innumerables opciones que nos acercan al cáncer o nos alejan de él.

MITO 3: Sujetadores con aro, teléfonos celulares, líneas eléctricas, microondas, antitranspirantes, desodorantes, café, agua alcalina, abortos y traumas en los senos afectan el riesgo. No, no lo hacen. Ninguno de ellos. De ningún modo.

¿Cómo podemos reducir el riesgo de cáncer?

Aquí están mis diez mandamientos: las mejores maneras de reducir el riesgo de cáncer de mama:

1. Come muchas frutas y verduras (especialmente brócoli, verduras de hoja verde y bayas), legumbres (lentejas, judías, guisantes), soja de alimentos integrales no modificados genéticamente, grasas saludables (aguacate, nueces, semillas, aceitunas ), semillas de lino molidas (una cucharada al día), granos enteros.

2. Evita todas las carnes (carne roja, pollo, pavo, pescado), productos lácteos (leche, mantequilla, queso) y huevos son la causa principal de todas las enfermedades: se llama factor de crecimiento similar a la insulina. Minimiza las grasas saturadas, los azúcares y los alimentos procesados.

3. Consigue tu peso ideal y quédate allí para siempre. Averigua si estás demasiado gordo calculando tu índice de masa corporal (IMC) en pinklotus.com/bmi.

4. Muévete. Todas las semanas, haz cinco horas de ejercicio si puedes charlar mientras haces lo haces, o dos horas y media si estás muy sudada y no puedes mantener una conversación.

5. Beber tres tazas de té verde al día reducen el cáncer de mama a la mitad. Con  un limón exprimido se  aumenta el contenido de antioxidantes 5 veces. Mantén el alcohol en una copa al día o menos (favorece el vino tinto). Bebe cinco vasos de agua al día.

6. Las exposiciones ambientales como la radiación, las emisiones industriales, los contaminantes, los pesticidas y los innumerables compuestos sintéticos abundan. Limita su impacto: lávate las manos con frecuencia, limpia el polvo y pasa la aspiradora, reemplaza el plástico con vidrio y acero, filtra el agua y elige alimentos, productos para el hogar y cosméticos orgánicos cuando sea posible.

7. Elimina el estrés. Reza, medita, respira profundo, practica tai chi o yoga, perdona a los demás, agradece, sonríe.

8. No fumes.

9. Considera las hierbas, la acupuntura y el ejercicio para aliviar los síntomas de la menopausia en un esfuerzo por evitar los estrógenos causantes de cáncer en la terapia de reemplazo hormonal.

10. Busca amigos positivos, alentadores, solidarios, familiares y otras redes de apoyo social.

Entrevista a Kristi Funk, autora de 'Pechos'

¿Qué consejos puedes dar a las mujeres diagnosticadas?

Los siete mejores consejos si acabas de ser diagnosticada con cáncer de mama:

1. Respira hondo y, al exhalar, piensa: "Sobreviviré". Esto se convertirá en su mantra. Créelo, todo el día y todos los días. Es la verdad. La mayoría de las mujeres con cáncer de mama sobreviven, ¿por qué no tú?

2. Forma un equipo que te haga sentir confiada y cómoda con sus opciones y plan de tratamiento. Esto incluye un cirujano, un cirujano plástico (según sea necesario), un oncólogo (a cargo de la quimioterapia y los antiestrógenos) y posiblemente un médico de medicina china, un nutricionista, un fisioterapeuta, un grupo de apoyo y un psicólogo. Asegúrate que te recuperas por completo. Busca  otros expertos si te sientes incómoda con algún profesional .

3. Pregunta a tu oncólogo si la lumpectomía sola, la lumpectomía seguida de radiación o la mastectomía serían la mejor opción quirúrgica para ti y por qué. Si eliges la mastectomía, pregunta si puedes mantener tus pezones de manera segura. También pregunta si debes realizar pruebas para detectar mutaciones genéticas que te predisponen a futuros cánceres (es un análisis de saliva o de sangre).

4. Pregunta a tu médico si debes pasar una prueba de perfil genómico en tus células cancerosas una vez que se extraiga el cáncer. Obtenemos información sobre qué genes conducen a un cáncer en particular usando estos análisis. Si el riesgo de recurrencia es alto, la quimioterapia puede disminuirla; pero cuando el riesgo es bajo, la quimioterapia no puede reducir este número.

5. Pregunta a tu oncólogo si puede omitir la radiación por completo, y si no, si puedes hacer un ciclo de radiación más corto, como tres semanas y media de irradiación total acelerada de la mama, o solo 5 días de irradiación parcial acelerada de la mama.

6. Limita la familia y amigos que conocen tu situación porque a veces aportan más estrés y miedo que apoyo. Por lo general, si no necesitas el consejo de estas personas para ayudarte a tomar decisiones, es aconsejable esperar hasta que aclares tu estrategia de tratamiento para compartir noticias sobre el cáncer.

7. Únete a Breast Buddies (pinklotus.com/breastbuddies), un centro internacional en línea que ofrece un refugio seguro y gratuito para las mujeres que tienen o han tenido cáncer de mama en todo el mundo para unirse con el fin de brindar apoyo emocional y social. Bienvenida a una comunidad sagrada de sobrevivientes: encuentra a tu amiga de mama, comparte una taza de café en persona o simplemente publica y chatea en línea, obteniendo respuestas a cualquier cosa, mientras conviertes a extraños en amigos.

¿Cómo es la vida después del diagnóstico y el tratamiento?

Para la mayoría de las mujeres que se han sometido a un tratamiento de cáncer de mama, lo peor de la tormenta pasa y la vida asume una nueva normalidad. Las citas incesantes de los médicos desaparecen y, si bien estás agradecida por eso, es un poco extraño. Esta transición a menudo llena de baches debe ocurrir en cada viaje. Nada se siente como antes de desviarse el cáncer, y nunca lo hará. ¿Cómo superas el trauma y le asignas un propósito al dolor? No estás muerta, entonces, ¿cómo planeas vivir? Mi esperanza más profunda es que las mujeres salgan victoriosas de su fase de tratamiento, reconozcan su valía, redefinan su belleza, celebren su resistencia y tengan el valor de perseverar.

¿Te gustaría añadir algo más?

Los consejos basado en la evidencia que hay en Pechos no solo sirven para a los senos. Toda la vida se transforma para mejor, y todo comienza con una decisión: la decisión de comer bien, moverse a menudo y amar mucho. ¡La aplicación de los principios en este libro produce un colesterol más bajo, mejores triglicéridos, presión arterial perfecta, menos ataques cardíacos, un cuerpo más delgado, menos diabetes, articulaciones sin dolor, más energía, mejor sueño, un estado de ánimo más feliz, una vida sexual mejorada, una mente más aguda, piel más suave, evacuaciones intestinales regulares, pulmones más limpios, menos cáncer en cada órgano de tu cuerpo, un planeta más saludable y una vida más larga!

Volver...
Compartir:
FacebookTwitter

Aviso legal | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company